¿beneficios del bienestar empresarial?​

La OMS define los beneficios de trabajar en un entorno saludable: “Un Entorno de Trabajo Saludable, es un lugar donde todos trabajan unidos para alcanzar una visión conjunta de salud y bienestar para los trabajadores y la comunidad. Esto proporciona a todos los miembros de la fuerza de trabajo, condiciones físicas, psicológicas, sociales y organizacionales que protegen y promueven la salud y la seguridad. Esto permite a los jefe y trabajadores tener cada vez mayor control sobre su propia salud, mejorarla y ser más energéticos, positivos y felices.”         https://www.who.int/occupational_health/evelyn_hwp_spanish.pdf A lo que me gustaría añadir que, la consecuencia es que mejora la rentabilidad de las empresas. Sentirte feliz en el trabajo, tener altos niveles de bienestar, tiene un efecto win-win para las personas y las empresas. Sin embargo, ¿qué ocurre en la realidad? Hay empresas que sí que se preocupan de manera sincera por sus empleados y otras, quizás la mayoría, que no.  En las que no quieren ni oír hablar del bienestar, tanto en los directivos, como en los empleados e incluso en los propietarios de la empresa, se genera en sus mentes una disociación, dicen aquello de…”bueno, es sólo trabajo”...para expresar que profesionalmente se sienten poco valorados, exprimidos, ninguneados, hartos...lo que genera actitudes negativas y luego cuando acaban de trabajar se sienten liberados y creen que actúan como las personas que son realmente… ¿Estáis seguros de que esta disociación es saludable? Las emociones que se generan en un entorno laboral nos afectan a todas las facetas de nuestra vida, pues supone un 50% o más de nuestra vida despierta y nos modifican. Así que ¿cuál es tu carácter realmente?  Quizás es el momento de que las empresas se planteen estrategias saludables para aumentar sus beneficios, porque además de recomendarlo la OMS, hay muchos estudios que concluyen que las empresas que se preocupan por el bienestar de su gente, obtienen incrementos en el rendimiento y la productividad, así, el bienestar laboral, se convierte en un factor competitivo que puede marcar la diferencia en la gestión de una empresa. ​

¿Por qué Gimnasia y por qué Emocional?​

Al hablar de Gimnasia estamos acostumbrados a pensar en entrenar el cuerpo para estar en forma y cuidar nuestra salud, sin embargo, pocas veces pensamos que podemos entrenar nuestra mente y nuestras emociones. Nunca nos han enseñado que esto se puede entrenar, más bien que forma parte del “cómo eres” y ya está. Hace ya tiempo que sabemos que esto no es así, nuestra mente plástica nos permite generar cambios a diario si somos capaces de entrenarla igual que lo hacemos con nuestro cuerpo. Así, al referirme a Gimnasia, quiero decir que es un entreno que requiere voluntad y perseverancia, igual que cuando ejercitas los abdominales …con una diferencia…  ¡conseguirás antes realizar cambios en tu mente que marcar abdominales! Y es emocional porque todos los cambios que trabajes desde tu mente para modificar tu forma de pensar, tu lenguaje y/o tu comportamiento te generaran unas emociones que cambiaran positivamente la forma de enfocar toda tu vida y como ya sabes, también la de los que te rodean, pues las emociones… ¡Son Contagiosas!  Un abrazoElvira ​

La elección es tuya: Decide ser feliz​

Mucho se habla de si la felicidad son momentos especiales en la vida, que no puedes ser feliz siempre, que depende mucho de tus circunstancias, …. Y todo puede ser cierto dependiendo del punto de vista desde el que miras el “ser feliz”. En mi opinión, ser feliz es una decisión personal que implica empoderarte y reaprender lo que necesites para mejorar tu vida. Todo cambio empieza en los microcambios personales que acaban formando parte de tu ADN y que al final producen en ti la gran transformación que desees. Supongo que esto lo has leído muchas veces así que te pregunto, ¿Hay alguna cosa en tu vida que te gustaría que fuera de otra manera? si la respuesta es afirmativa, ¿Has hecho algo para cambiarlo?Profesionalmente me encuentro con muchas personas que desarrollan carreras tal y como se espera de ell@s y seguramente como ell@s mismos esperan, me contratan para que los acompañe en este camino hasta alcanzar los objetivos propuestos para este fin, sin embargo, cuando les pregunto, pero ¿qué te apasiona?, ¿realmente a qué te gustaría dedicarte?, entonces ¡¡se produce una gran transformación!! que no deja de asombrarme. Sus caras cambian, se iluminan, su postura se relaja y empiezan a hablarme de su pasión, sea cual sea, con una emoción que siempre me contagian y cuando antes de que acaben de hablar les hago sin darse cuenta una foto con el móvil (acto previamente pactado) y se las enseño… ¡Se sorprenden!Me dicen cosas como, ¡Esta/e si soy yo realmente! ......., es decir, ¡Reconocen su yo auténtico expresando emoción y felicidad! Y yo les pregunto, ¿Qué pasaría si vieras esta carrera profesional que con tanto esfuerzo quieres desarrollar con la misma emoción con la que explicas tu pasión? ¿Qué pasaría si hicieras de tu pasión tu medio de vida? ¡Ambas posibilidades pueden ser realidad si tú quieres! ¡Te animo a que te atrevas a cambiar, te empoderes y decidas ser feliz! ¡Ser feliz es una decisión personal!Atrévete a ser feliz y conseguirás todo aquello que desees. ​

¿Has SENTIDO la necesidad de un cambio?​

Muchas veces cuando sentimos que algo no va del todo bien en nuestras vidas, cuando notamos que necesitamos un “cambio”, pensamos en modificar algo “grande”, cambiar de casa, de trabajo, de amigos…de pareja…y además nos  centramos casi siempre en cambiar algo de fuera que, por liado que sea, parece ser más sencillo que echar una miradita hacia dentro a ver que está pasando ahí.  ¡¡¡Pues tengo una buena noticia!!! No siempre se necesitan grandes cambios, suele ser frecuente que “la suma de pequeños cambios sean los que producen, en realidad, una gran transformación” La mayoría de las grandes transformaciones que podemos experimentar como personas, son debidas a la suma de varios o muchos pequeños cambios que tienen que ver con el ser y que vamos introduciendo en nuestras vidas poco a poco, de forma casi imperceptible, hasta que de pronto empiezas a sentirte mejor.Te animo a que decidas si quieres sentirte feliz con la vida que tienes y a que tomes conciencia de la necesidad de echar una mirada hacia dentro para averiguar qué pequeños cambios  necesitas…..después ya tendrás tiempo de decidir de forma más objetiva si has de cambiar de casa, de coche o de trabajo. Un abrazoElvira    ​

¿Realidad o Ficción?​

Nuestra mente no distingue entre realidad o ficción  Cuando hablo de sonreír, de pensar en positivo, de poner buena cara al mal tiempo…etc., etc., la mayor parte de las personas me contestan rápidamente con un, ¡¡¡ Ya, ... como si eso fuera sencillo!!!  Y sí, es cierto que cuando te sientes impotente, de mal humor, enfadada/o, cansada/o, triste, estresad@.... solemos pensar que en esas circunstancias es realmente complicado poner una sonrisa en la cara.  ¡Pero ahora tenemos buenas noticias! sabemos algo más acerca de cómo funciona nuestra mente y sabemos que a nuestra mente le da igual si pensamos en algo que sea cierto o si es algo que nos estamos imaginando.   La prueba más habitual es la de ponerte a pensar en comida cuando no la tienes delante y observar que te ocurre. Empiezas a salivar, a tener sensación de hambre, tu estómago empieza a segregar ácidos para "digerir".... ¡algo que te estás imaginando! pues no tienes comida delante ni ocasión de acceder a ella de forma inmediata.   ¿Cómo podemos aprovechar esta cualidad de nuestra mente en beneficio propio?   Pues la propuesta que os hago es que sonrías a pesar de pensar que es difícil y de no tener ningunas ganas de hacerlo.  Para de pensar y simplemente sonríe. Tu cuerpo se encargará del resto si le das tiempo, y veras como de repente, lo que te hacía sentir impotente, triste, ... estresad@.... pierde importancia o gravedad y cada día te resulta más fácil poner la sonrisa en tu cara.   Te cambia el ánimo y como consecuencia mejorará la manera en que afrontas las situaciones difíciles, pues lo haces desde una posición más constructiva y el resultado es muy posible que sea como mínimo algo más positivo.  ¡Además, lo contagias a los demás y eso te hace sentir cada vez mejor... de forma exponencial!  Al sonreír cuando no nos apetece estamos aprovechando esta cualidad de la mente que va a reaccionar igual que si me río con todas mis ganas y me siento feliz.  Se relaja la cara, se segregan neurotransmisores que potencian nuestro bienestar y disminuyen él cortisol, la hormona del estrés a niveles saludables.... y otras muchas reacciones fisiológicas que acabaran modificando y mejorando nuestro estado emocional.   Así podríamos decir en respuesta a la pregunta inicial, que nos da igual si es realidad o ficción, nos da igual si nos reímos con ganas o hacemos gimnasia emocional para aprender a poner una sonrisa, el resultado puede ser el mismo, si quieres.  Empodérate y reaprende a gestionar tus emociones, muchos podemos decir ya, que el resultado merece la pena.​

...
...

Buscamos constantemente qué hacer para rendir más, para ser más competitivos, para ganar más …pero ¡nos olvidamos de nosotr@s!

 

Qué queremos de verdad, qué es lo que de verdad importa, que le interesa en realidad a nuestr@s clientes, y a nuestros jefes, y a nuestr@s hij@s, parejas, familia, amigos… ¡Compartiré contigo mi camino de bienestar, opiniones, artículos, libros y tendencias de todo esto y mucho más en el blog de Bienestar Revolution!

Para más información sobre servicios y programas ponte en contacto con Elvira.  

 

Pasa a la acción, decide aumentar tu bienestar y resultados.