¿Realidad o Ficción?​

Nuestra mente no distingue entre realidad o ficción

 

 

Cuando hablo de sonreír, de pensar en positivo, de poner buena cara al mal tiempo…etc., etc., la mayor parte de las personas me contestan rápidamente con un,

 

¡¡¡ Ya, ... como si eso fuera sencillo!!! 

 

Y sí, es cierto que cuando te sientes impotente, de mal humor, enfadada/o, cansada/o, triste, estresad@.... solemos pensar que en esas circunstancias es realmente complicado poner una sonrisa en la cara. 

 

¡Pero ahora tenemos buenas noticias! sabemos algo más acerca de cómo funciona nuestra mente y sabemos que a nuestra mente le da igual si pensamos en algo que sea cierto o si es algo que nos estamos imaginando. 

 

 

La prueba más habitual es la de ponerte a pensar en comida cuando no la tienes delante y observar que te ocurre. Empiezas a salivar, a tener sensación de hambre, tu estómago empieza a segregar ácidos para "digerir".... ¡algo que te estás imaginando! pues no tienes comida delante ni ocasión de acceder a ella de forma inmediata. 

 

 

¿Cómo podemos aprovechar esta cualidad de nuestra mente en beneficio propio? 

 

 

Pues la propuesta que os hago es que sonrías a pesar de pensar que es difícil y de no tener ningunas ganas de hacerlo. 

 

Para de pensar y simplemente sonríe.

 

Tu cuerpo se encargará del resto si le das tiempo, y veras como de repente, lo que te hacía sentir impotente, triste, ... estresad@.... pierde importancia o gravedad y cada día te resulta más fácil poner la sonrisa en tu cara. 

 

 

Te cambia el ánimo y como consecuencia mejorará la manera en que afrontas las situaciones difíciles, pues lo haces desde una posición más constructiva y el resultado es muy posible que sea como mínimo algo más positivo.

 

 

¡Además, lo contagias a los demás y eso te hace sentir cada vez mejor... de forma exponencial!

 

 

Al sonreír cuando no nos apetece estamos aprovechando esta cualidad de la mente que va a reaccionar igual que si me río con todas mis ganas y me siento feliz. 

 

Se relaja la cara, se segregan neurotransmisores que potencian nuestro bienestar y disminuyen él cortisol, la hormona del estrés a niveles saludables.... y otras muchas reacciones fisiológicas que acabaran modificando y mejorando nuestro estado emocional. 

 

 

Así podríamos decir en respuesta a la pregunta inicial, que nos da igual si es realidad o ficción, nos da igual si nos reímos con ganas o hacemos gimnasia emocional para aprender a poner una sonrisa, el resultado puede ser el mismo, si quieres. 

 

Empodérate y reaprende a gestionar tus emociones, muchos podemos decir ya, que el resultado merece la pena.

Para más información sobre servicios y programas ponte en contacto con Elvira.  

 

Pasa a la acción, decide aumentar tu bienestar y resultados.